En nuestra sociedad obsesionada con el aspecto físico mucha gente cree que el sobrepeso es un problema de estética. Pero tener sobrepeso es un una cuestión médica porque puede afectar gravemente a la salud de una persona.

Los problemas de salud que se pueden derivar del hecho de tener sobrepeso van mucho más allá de los que estamos acostumbrados a oír, como la diabetes o los problemas cardíacos. El sobrepeso también puede afectar a las articulaciones, la respiración, el sueño, el estado de ánimo y los niveles de energía. O sea que el sobrepeso puede repercutir negativamente sobre la calidad de vida global de una persona.

Podremos definir el sobrepeso

Cuando la gente ingiere más calorías de las que quema, su cuerpo acumula las calorías sobrantes en forma de grasa.

Un poco de grasa corporal de más no supone un riesgo para la salud en la mayoría de personas. Pero, cuando una persona se habitúa a ingerir más calorías de las que quema, la grasa se le va acumulando en el cuerpo.

A la larga, se puede llegar a un punto en que el exceso de grasa corporal puede tener un efecto negativo sobre la salud de la persona. Los médicos utilizan los términos “con sobrepeso” y “obeso” para describir a las personas que están en situación de riesgo de desarrollar problemas de salud relacionados con el exceso de peso.

Como probablemente habrás oído, actualmente hay más gente con sobrepeso que en el pasado, lo que ha llevado a algunos expertos a hablar de una “epidemia de obesidad”. Este problema de salud afecta tanto a los jóvenes como a los adultos —un tercio de los niños de entre 2 y 19 años son obesos o tienen sobrepeso. Y actualmente hay gente joven que está desarrollando problemas de salud que antes solo afectaban a los adultos, como la hipertensión arterial, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

Trastornos más frecuentes e importantes que acompañan la Obesidad

  • Hipertensión arterial
  • Colesterol elevado
  • Diabetes
  • Depresión
  • Infartos

Esto sin Contar los Problemas psicológicos que contrae esta enfermedad.

Un mal control de peso puede generar, en lo anímico:

  • Autoestima negativa y bajo concepto de uno mismo.
  • Estados de ánimo depresivos o de angustia.
  • Deseo irrefrenable de tener experiencias gratificantes.
  • Dificultad para afrontar situaciones conflictivas o que provocan frustración y ansiedad.
  • Incapacidad para tomar decisiones por cuenta propia, lo que genera que la conducta sea controlada por otros (padres, parientes, pareja o amigos).
  • Sentimiento de vacío interno e incapacidad para controlar la vida propia.
  • Tendencia a pensar que los cambios emocionales y problemas que le ocurren a uno mismo se deben exclusivamente a factores externos.
  • Inclinación a prestar demasiada atención a los mensajes y críticas que brindan los seres cercanos.

Dicho lo anterior es fácil entender parte de la dificultad que enfrenta  una persona con obesidad para iniciar un tratamiento y darle continuidad, Ya que si en vez de recibir apoyo emocional de familia y amigos, es sujeto a críticas y dudas, se siente inseguro de emprender cambios. A través de los años a creado tan mal concepto de si mismo que abandona en poco tiempo el régimen alimenticio y el ejercicio que tanto le a costado realizar, aun sabiendo el daño que el sobrepeso le causa a su salud, el considera que cuidarse a si mismo no vale la pena.

Fuente original : http://www.saludymedicinas.com.mx