Imagen

La obesidad es una de las mayores enfermedades  que afecta al embarazo. Actualmente  a pasado al grado de epidemia mundial, esta enfermedad crónica no ha aumentado solo en personas adultas si no también en niños, a  medida que ha avanzado no distingue entre sexos, rasas ni clase social, esta enfermedad es causada por múltiples factores por lo que debes tener mayor cuidado con los niños, una etapa en la que se debe tener mayor cuidado es durante el embarazo.  Suele asociarse la obesidad en este periodo de gestación ya que se requiere una ganancia de peso. Se debe evitar un aumento excesivo  durante el embarazo. Este exceso no solo va a influir en la salud de la madre si no también que también afectara la evolución del recién nacido y puede aumentar un riesgo a desarrollar sobrepeso.

Estudios realizados por la Universidad Estatal de Ohio y el Instituto Nacional de Salud Norteamericano (National Institutes of Health) , publicado en la revista médica Pediatrics en diciembre del 2005,  nos informa que el sobrepeso y la obesidad durante el embarazo influye negativamente en la salud de los hijos posteriormente, con un aumento de la tasa de obesidad infantil.

Para evitar este riesgo es recomendable que la embarazada realice su alimentación adecuada y no emprender una dieta durante el embarazo. La mama debe alimentarse para dos, pero no por dos.

Existe además, una actitud permisiva por parte de la sociedad, que dice frases como: “la embarazada debe comer” o “debe alimentarse por dos” o preguntas como: “¿te estás cuidando?, ¿estás a dieta estando embarazada?”.

La verdad es que las mujeres se vienen cuidando momentos antes del embarazo porque piensan “voy a darme los gustos, porque igual voy a perder mi silueta y no se va a notar”, dan rienda suelta comen todo lo que se venían restringiendo para mantener su peso adecuado y engordan lo que pone en riesgo el embarazo.

La obesidad ya sean antes del embarazo o durante del mismo puede traer complicaciones a la embarazada, entre ellas:

Preeclampsia: La preeclampsia es una enfermedad que provoca hipertensión arterial, retención de líquidos, e inflamación durante el embarazo. Cuando la misma es severa, la preeclampsia puede llegar a restringir el flujo de sangre que debe dirigirse a la placenta; poniendo en riesgo la vida de su bebé.

Diabetes Gestacional
La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que ocurre durante el embarazo. De cada 100 mujeres embarazadas, aproximadamente 4 de ellas desarrolla diabetes gestacional. Como en otros tipos de diabetes, la diabetes gestacional es una condición en la cual el cuerpo tiene dificultad en manejar los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. La glucosa es la fuente principal de energía del organismo. La diabetes aumenta los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede crear un problema de salud muy serio para usted y su bebé.

Si la diabetes gestacional no es tratada, el bebé corre un riesgo mayor de:

  • Nacer demasiado grande
  • Defectos de nacimiento
  • Nacer sin vida
  • Complicaciones al nacer

Los bebés demasiado grandes pueden sufrir lesiones durante el parto vaginal, razón por la que suele ser necesario practicarle a la madre una cesárea. Los bebés de las madres con diabetes gestacional pueden tener dificultades para respirar, poca azúcar en la sangre e ictericia durante las primeras semanas después del nacimiento. Afortunadamente, la diabetes gestacional se puede tratar y controlar para proteger la salud de la madre y del bebé.

  • Cesáreas: Las mujeres que padecen obesidad durante sus embarazos corren un alto riesgo de experimentar problemas durante el trabajo de parto. El mismo tiende a retrasarse y a prolongarse, incrementando la probabilidad de tener que someterse a una cesárea.
  • Infecciones Postparto: La obesidad durante el embarazo también puede volverla más vulnerable, dificultando la recuperación postparto. En particular, si se hubiera sometido a una cesárea correría riesgo de desarrollar infecciones postpartos severamente peligrosas.

¿Qué tipos de hipertensión se producen durante el embarazo?
Existen cuatro tipos principales de hipertensión durante el embarazo:

  •  Preeclampsia. Este trastorno potencialmente serio se caracteriza por una alta presión arterial y la presencia de proteínas en la orina. Por lo general, se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto.
  • Hipertensión gestacional. Este tipo de hipertensión se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto. Aunque las mujeres con hipertensión gestacional no tienen proteínas en la orina, algunas de ellas desarrollan preeclampsia en una etapa posterior del embarazo.
  • Hipertensión crónica. Así se denomina a la presión arterial alta diagnosticada antes del embarazo o antes de las 20 semanas de embarazo. Este tipo de hipertensión no desaparece después del parto.
  • Hipertensión crónica con preeclampsia. Aproximadamente el 25 por ciento de las mujeres con hipertensión crónica también desarrolla preeclampsia.
  • Cada mujer es distinta y por tanto el aumento de peso que sufrirá también, así antes de determinar cuál sería el número de kilos lógico que deberías aumentar en el embarazo hay que anotar los siguiente:
  • – Peso antes de quedarse embarazada
    – Talla
    – Actividad física que realizas
  • Según esto tu ginecóloga/o te dará un promedio, que suele ser de 1 kg / mes, por tanto, una ganancia final de unos 9 – 12 kgs
    La mayor parte de este aumento de peso es por estar en gestación:
  • Feto = 3- 3.5kgs
    Membranas y placenta = 0.6kg
    Amnios = 0.6 – 0.9kg
    Pecho= 0.6- 0.8 kgs
    Utero= 1kg
  • La otra parte será por :
  • Aumento de la volemia (sangre total)= 1.5 kgs
    Retención de líquido= 1kg
    Cúmulos grasos = 0.9 -1.2 kgs
  • El sobrepeso añadido no incluído en esto no es beneficioso para la salud del bebé ni de la futura madre, y además no desaparecerá cuando acabe la gestación por arte de magia.

Recomendación para las Futuras Madres.

Recuerda que no es recomendable realizar dietas Durante el embarazo ya que las dietas reducen los nutrientes que el bebe necesita para crecer y desarrollarse de manera saludable.

Sin embargo tienes que alimentarte de manera muy saludable.

  • El desayuno es el alimento más importante del día, no lo olvides.
  • Es preferible comer 6 comidas pequeñas fraccionadas, durante todo el día a comer dos veces al día pero ingiriendo grandes cantidades de alimentos.
  • Coma alimentos frescos (verduras, frutas), y preparados de manera sencilla
  • Es recomendable que la última comida sea liviana y no muy tarde para evitar pesadez y molestias en el sueño.
  • No se olvide la importancia de realizar ejercicios durante el embarazo

Hay que recordar que la digestión durante el embarazo se vuelve más lenta, lo que puede ocasionar acidez gástrica y constipación, pero con una buena alimentación el problema puede ser manejado.

No te olvides hablar con tu médico para considerar las medidas más sanas de alimentación y nutrición para ti y tu bebe.