Constantemente estamos luchando por ser delgados y alcanzar el peso más bajo posible, la persona con sobrepeso es vista con miedo y a lo que no se quiere llegar a ser en un futuro. Se vive día a día la humillación y discriminación de un sociedad que no está adaptada para ellos.

La sociedad debe aceptar y respectar a las personas con sobrepeso y brindarle las mismas posibilidades que se le da a una persona delgada.

Al momento de buscar empleo son vistos como personas “flojas” “falta de voluntad” que está “así porque quiere” y muchos desconocen que la obesidad es una enfermedad, pero no afecta la capacidad intelectual.

Por otro lado se nota frecuentemente la discriminación al momento de comprar ropa en ciertas tiendas donde solo hay   “ropa talla única” y es donde te vez obligado a comprar cosas que no te gustan y salir inconformes.

También notamos la discriminación al momento de viajar en transportes públicos los asientos son muy pequeños no son sentimos cómodos y la persona que viaja a nuestro lado, tampoco se siente a gusto. Al no existir asientos amplios la persona se ve obligada a pagar dos asientos.

En el cine y otros lugares no existen asientos amplios para personas con sobrepeso por lo que les prohíben la entrada exponiendo que el lugar no está adecuado a estas personas.

Debería de quedar claro para la sociedad que la obesidad es una enfermedad no es por falta de voluntad o carácter. Gracias a los avances tecnológicos la Obesidad a sido tratado exitosamente por medio Cirugía Bariátrica